EN EL ÁREA DE LA MEDICINA

Roger Ulrich, en su estudio  Health Benefits of Gardens in Hospital, comprobó que los pacientes que han pasado por intervenciones quirúrgicas se recuperan antes y precisan menos analgésicos si desde su cuarto observan la naturaleza, además de reducir la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y las alteraciones del sistema nervioso simpático.

Según E.O Wilson, el intercambio hombre-naturaleza repercute en la inteligencia, las emociones, la creatividad, el sentido estético, la expresión verbal y la curiosidad.

La separación del entorno, empobrece psicológicamente a las personas.